Por Alondra Berber, para Cultura Colectiva
Escritor